CLÍNICA
OÍDO Y PROBLEMAS AUDITIVOS
OTITIS
ACÚFENOS
VÉRTIGO Y DESEQUILIBRIO
DISFONÍAS Y PROBLEMAS DE VOZ
FARINGE AMIGDALITIS-VEGETACIONES
NARíZ, ALERGIA Y SENOS
RONQUIDO Y APNEAS DE SUEÑO
EXPLORACIONES
DOCUMENTOS INFORMATIVOS PARA CIRUGÍAS

CERUMEN Y ECCEMA



TAPÓN DE CERUMEN

¿Cuáles son sus síntomas?
Sensación de molestia auditiva, de pérdida de la audición progresiva.
Sensación de plenitud en el oído que puede empeorar tras la ducha o el baño.
En ocasiones, resonancia auditiva y/o zumbidos.

¿Se deben de utilizar los bastoncillos de oído?
No, no deben de utilizarse, pueden ocasionar daños importantes tanto en el conducto como en el tímpano.
Lo que produce es la introducción del cerumen en el oído compactándolo y aumentando el taponamiento.
Su eficacia en la limpieza del conducto auditivo externo es muy dudosa.


RECOMENDACIONES PARA EL CUIDADO DE LOS OÍDOS

-No utilice ningún objeto para limpiarse o rascarse los oídos.
-Evite el uso de bastoncillos de algodón.
-Empleando una toallita de papel, limpie exclusivamente la entrada del conducto auditivo, justo hasta donde alcance la yema de su dedo recubierta con la toallita.
-Los oídos deben permanecer en todo momento,  secos y ventilados.
-Séquelos siempre después de la ducha o del baño en casa, en una piscina o en el mar, para ello, puede emplear con delicadeza la punta de una toalla seca o un secador de pelo, aplicando aire tibio a una distancia de unos 20cm del pabellón auricular.
-En caso de picor intenso, debe acudir a consulta, donde es posible sea necesario prescribirle un corticoide tópico en gotas o pomada durante un corto período.


ECCEMA DEL CONDUCTO AUDITIVO EXTERNO

El eccema ótico es un tipo de dermatitis en la que se produce una descamación de la piel del conducto auditivo externo.
Es una enfermedad de carácter cíclico, con cierto componente crónico.
Los pacientes con eccema ótico presentan como principal síntoma el prurito intenso, a menudo acompañado de sequedad, descamación y enrojecimiento de la piel.

La reagudización de dichos signos y síntomas puede considerarse como un barómetro del nivel de estrés o ansiedad.

La introducción de objetos en los oídos, con la intención de rascase o de limpiarlos, así como la entrada de agua pueden provocar una otitis externa, que es la infección bacteriana o fúngica del conducto auditivo externo.





Slide 1 Slide 2 Slide 3